Delitos que puedes cometer jugando a ‘Pokemon Go’

Acceder en una propiedad privada o espacios públicos que estén cerrados, además de conducir mientras juegas puede acarrear sanciones e incluso penas de prisión.

La aplicación móvil Pokemon Go se ha convertido en una verdadera revolución social y ha sumado seguidores a un ritmo inaudito. Sin embargo, no todo vale a la hora de cazar a un nuevo personaje.

Los Pokemon pueden aparecer en cualquier sitio y ahí puede radicar el problema si nos dejamos llevar y no tenemos en cuenta que aunque estemos jugando a un videojuego, nuestros actos se desarrollan en el mundo real. Museos, parques, iglesias, comisarías, hospitales, ríos, carreteras…

En cualquier momento y lugar podemos avistar un Pokemon. Aparte de peligros físicos derivados de andar mirando la pantalla -no olvidemos que en California dos personas han caído por un barranco mientras jugaban-, dejarnos llevar por la caza puede tener consecuencias legales.

Desde Legálitas señalan las situaciones más peligrosas que se han dado hasta ahora y que pueden generadoras un delito:

Entrar en una propiedad privada sin autorización para cazar un Pokemon

Muchos de los sitios en los que podemos avistar Pokemon son propiedad privada pero abiertos al público como restaurantes o centros comerciales. Y aunque la compañía ha indicado que no los situará en viviendas parece que se han dado casos en que ha aparecido en jardines particulares.

30.000 visitas en 24 horas ha conseguido un video en Youtube de un mejicano tratando de hacer que salieran de su propiedad jugadores que querían capturar un Pokemon en su jardín.

Si eso ocurre en España debemos tener en cuenta que puede ser constitutivo de delito de allanamiento de morada previsto en el artículo 202 del Código Penal que puede ser castigado con pena de prisión de 6 meses a dos años y una multa, que se agravará hasta los cuatro años si además lo hemos hecho con violencia (rompiendo la valla por ejemplo) o intimidación Y no pensemos que si sólo entramos al jardín no pasa nada: el jardín constituye morada protegida por tratarse de un anejo de la vivienda según nuestra jurisprudencia.

Jugar a Pokemon Go en sitios públicos cuando estén cerrados

Recientemente unos jóvenes se han quedado encerrados por la noche en un cementerio buscando pokemons. Cuidado con entrar en sitios abiertos al público pero fuera de las horas de apertura.

Si nuestro pokémon se encuentra en un local abierto al público pero fuera de las horas de apertura también puede ser delito y le corresponderá una pena de seis meses a un año y multa. Hasta 3 años si hemos entrado con violencia o intimidación.

Y no hace falta ir a Estados Unidos para encontrar ejemplos. Sin ir más lejos, en la localidad de las Rozas, Madrid, el pasado sábado de madrugada dos chicos entraron en un cuartel de la Guardia Civil jugando a Pokemon Go.

Cazar pokemon mientras conducimos

Si bien conducir utilizando nuestro teléfono móvil es una infracción administrativa que lleva aparejada una sanción de 200 y la pérdida de 3 puntos, debemos tener presente que si mientras conducimos estamos jugando a un videojuego y nuestra atención se encuentra en la caza y no en la conducción habrá ocasiones en las que podemos estar cometiendo un delito de conducción temeraria, que se produce cuando la temeridad es manifiesta y se ha puesto en concreto peligro la vida o la integridad de las personas.

La pena prevista en esos casos es de prisión de seis meses a dos años, además de la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores entre 1 y 6 años. Y si la conducción además de temeraria se ha producido con manifiesto desprecio por la vida de los demás, la prisión puede llegar a los cinco años, además de una multa y privación del permiso hasta diez años.

Además de la posibilidad de cometer delitos, hay otros aspectos legales a tener en cuenta:

No podremos reclamar si nos caemos por estar mirando la pantalla

Uno de los peligros más comentados que conlleva este juego es que nos desplazamos por las calles mirando la pantalla de forma constante, por si aparece un Pokemon. Las Redes se están llenando de fotografías de personas que lucen con orgullo moratones y todo tipo de golpes “de guerra” por chocar con mobiliario urbano o ignorar señalizaciones de aviso en la calzada.

Para poder reclamar a la Administración Pública por una caída en la vía pública que nos ha causado lesiones es necesaria una relación de causalidad entre éstas y el funcionamiento del servicio público. Si las lesiones se han producido por una negligencia del jugador y no porque la vía estuviera en mal estado, no podrá ser objeto de reclamación.

Subir a las redes nuestras capturas de pantalla puede ir en contra de la normativa sobre protección de la propia imagen

La imagen de una persona no puede ser tratada, fuera de los supuestos legales, sin el consentimiento de su titular. La ley establece que para la toma de imágenes de una persona será necesario su consentimiento expreso, si bien puede deducirse ese consentimiento por acceder al posado; cuestión distinta es la difusión pública de la imagen, a la que sí podrá oponerse, solicitándose primeramente al proveedor de servicios de la sociedad de la información donde la imagen en cuestión se encuentre alojada.

En cualquier caso, en general deberíamos tener la buena práctica de pixelar la imagen de cualquier persona cuya imagen vayamos a subir sin su consentimiento expreso.

LEER NOTICIA COMPLETA EN SU FUENTE ORIGINAL 

FUENTE ORIGINAL: EXPANSION