El Congreso vota a favor de la supresión del canon digital

El Congreso de los Diputados tumbó oficialmente el canon digital al votar favorablemente (331 votos a favor, 2 abstenciones) una proposición no de ley que insta al Gobierno a la supresión del polémico gravamen sobre soportes y equipos susceptibles de almacenar y copiar archivos sujetos a derechos de autor. La proposición, presentada por el Grupo Popular, ha sido respaldada por todos los grupos, incluyendo el socialista. No obstante, las consecuencias prácticas que tendrá esta proposición, teniendo en cuenta el calendario parlamentario, no serán muchas ya que no hay tiempo de que se tramite una ley que ponga fin de forma efectiva al canon digital.

La proposición del PP responde al compromiso del Gobierno del pasado mes de enero cuando, a cambio del apoyo parlamentario que recibió de PP y CiU para sacar adelante la Ley Sinde contra las descargas no autorizadas en Internet, de establecer a los tres meses de su entrada en vigor un real decreto, conforme al marco normativo y jurisdiccional de la UE, para modificar la regulación del canon. Como la entrada en vigor de dicha norma, contenida en una disposición adicional de la Ley de Economía Sostenible, se produjo el 5 de marzo pasado, el plazo para que el Ejecutivo cumpliera su compromiso expiraba el 6 de junio del presente año.

Vencido ese plazo y con el canon vigente, el PP ha vuelto a instar ahora al Gobierno a suprimir el canon y a sustituirlo “por otras fórmulas menos arbitrarias e indiscriminadas y, por tanto más justas y equitativas, de remuneración de la propiedad intelectual basadas en el uso efectivo de las obras y prestaciones”.

Además, y como ha subrayado en el debate el portavoz del PP, José María Lasalle, el Gobierno está también obligado a modificar el actual modelo del canon digital para adaptarlo a los “reveses judiciales” que ha sufrido por las sentencias de laAudiencia Nacionalcomo la delTribunal de Justicia de la UEque han declarado nula gran parte de sus regulación.

La que dictó el Tribunal europeo el 21 de octubre de 2010 declaraba contrario al derecho comunitario la aplicación del canon digital en España a los soportes de reproducción adquiridos por empresas, administradores y profesionales para fines distintos de la copia privada. El fallo establecía que ese gravamen solo puede cargarse a los soportes que se destinarán a copias privadas por particulares. De esta forma se daba la razón a la empresa catalana Padawan, que comercializa equipos electrónicos, frente a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

Por su parte, el fallo de la Audiencia Nacional de 22 de marzo de este año, declaró nula la orden reguladora del canon digital aprobada en junio de 2008 con las tarifas que gravan a los distintos soportes y aparatos, desde móviles, memorias a CD y DVD, entre otros. La Directiva comunitaria

Lasalle, en declaraciones a este diario, explicó que “la compensación por copia está agotada y es ineficiente en términos de compensación económica a los creadores. La compensación por copia debe tener un carácter transitorio que no impida el desarrollo de los nuevos modelos de negocio. Esos modelos de negocio van a permitir que esa compensación no sea por copia privada sino por el acceso a los contenidos en la Red”.

Respecto al modelo alternativo que propone, Lasalle no se mostró muy concreto. “No tengo que plantear ahora mismo una sustitución del modelo, lo que digo es que hace falta abrir un debate político que el Gobierno tiene que afrontar en estos momentos”.

La postura del Grupo Popular podría ir en la línea de la propuesta de la patronal electrónica Ametic que pide que se incluya un sobreprecio en la obra original, especificando que se debe al canon.

NOTICIA COMPLETA